En el cuestionario utilizado para el estudio "La situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España", que respondieron 13.267 jóvenes de todo el estado, el 14,1 % de mujeres jóvenes declararon haberse sentido presionadas sexualmente. Cabe destacar que, en un 24 % de los casos, la persona que ejerció presión fue un "hombre bastante mayor". Este dato nos demuestra que, cuando hablamos de violencias machistas y personas jóvenes, debemos poner el foco en la violencia que las personas jóvenes reciben por parte de las personas adultas. Enmarcar las violencias machistas en un contexto adultocéntrico, donde los hombres adultos son los que ejercen poder de forma estructural y además sirven de modelo para los chicos jóvenes, puede mejorar la prevención, tal y cómo demostrábamos en el este estudio cualitativo realizado en 2023. 

Las chicas que vivieron violencia de género en la pareja, declararon haber sufrido más violencia sexual. Más todavía si la violencia en la pareja fue múltiple y frecuente, hasta un 44,8%, mostrando cómo la violencia sexual es una forma de violencia que se da en las relaciones se pareja.

 

Aunque la tasa de denuncia es muy baja, en Catalunya, los delitos recogidos por el Departamento de Interior muestran que son las mujeres jóvenes las principales afectadas: